jueves, 8 de marzo de 2012

La bolsa o la vida

La bolsa o la vida es la típica frase que todos hemos oído de pequeños que decían los asaltadores de caminos a los viajeros de las diligencias, carros, carretas, carruajes y demás. Ahora cuando hablamos de bolsa solemos referirnos a las que ya nos cobran en los supermercados como Carrefour, El Arbol, Mercadona... o sobre todo a los mercados bursátiles.
Estas bolsas son las que a más de uno le van a quitar la vida. Vivimos en unos tiempos difíciles para absolutamente todo,y para las bolsas no es menos; sin embargo también se puede ganar dinero.
Para ganar dinero en bolsa lo más importante es tener una estrategia. Si solo te guías por la intuición estás perdido, y puedes tener suerte, pero antes o después, ten por cierto que vas a "palmar"

Para mí, El 100 % de las estrategias de bolsa tienen que tener un punto de partida y no es otro que hacernos las preguntas de ¿cuánto quiero ganar? ¿cuánto estoy dispuesto a perder? Una vez que sabemos esto nos tenemos que plantear otras cuestiones como por ejemplo ¿qué tipo de inversiones quiero hacer? ¿voy a hacer una cartera para dividendos o voy a estar delante del ordenador como un auténtico trader todos los días?

En función de cual sea tu perfil puedes adoptar distintas estrategias, pero lo más importante es saber que tú decides cuándo comprar, qué valor comprar y cuándo vender.

Ideas para comprar... si estás empezando céntrate en poquitos valores, intenta dominarlos y cuando lo tengas más o menos claro lánzate. Nunca dejes a un lado tu intuición, pero si la acompañas con un poquito de análisistanto técnico como fundamental, mejor; y si no tienes conocimietos de ello pregunta a un asesor que puede ser por ejemplo tu comercial del banco si es que te fias de él, y si no, lo mejor es que cambies de asesor... busca una entidad que te de confianza en el tema de bolsa y busca una buena plataforma, buenas comisiones y que te enseñen un poquito. Lo demás ya lo pones tú.

Ahora a hacer lo más difícil que es acertar.
Suerte

domingo, 4 de marzo de 2012

Este es Mi Pucela


Este es “Mi Pucela”
Partidazo en Zorrilla y para lo que viene siendo en los últimos tiempos podríamos pensar incluso que “lleno hasta la bandera”. Hacía tiempo que no se vivía un ambiente así, si bien es cierto que ayudó mucho que hayan venido muchos seguidores del Celta, que por otra parte ¡qué pesados! Sobre todo porque no hacían más que golpear las cristaleras que hay en la Tribuna B y parecía que se iban a romper.
Todos teníamos dudas pues los últimos partidos no ayudaban mucho a ser optimistas. El “míster” decía que era crisis de resultados que no de juego, pero vamos, los días de Nastic y Gerona pareció todo lo contrario, crisis de juego porque vaya tostones. En fin, que eso es pasado y hoy teníamos un partido de esos que se llaman “finales”.
Y hemos respondido y bien. Al final hemos perdido pero yo he salido muy contento del campo. Me recuerda un poco al chiste de “me encanta jugar al mus y perder; ¿y ganar? Eso debe de ser la leche.” Es decir, el partido de hoy ha sido de lo mejor visto en los últimos tiempos. Hacía muchos partidos que no estábamos tan nerviosos vibrando con el equipo. Un toma y daca en el que parecía que íbamos a ganar al menos a los puntos, como en boxeo. Era mejor no mirar el cronómetro porque el tiempo se iba volando “¿Ya estamos en el minuto 38?”
Daba gusto ver al equipo cómo luchaba, cómo la tocábamos, sólo nos faltaba tirar un poco más a puerta. Y sí, insisto, hemos perdido, pero cómo no vamos a estar contentos. Jugando así no podemos perder más partidos.
Era general el comentario en la grada de que el gol tenía que llegar. Cada uno tenemos nuestros gustos de jugadores y está el típico que gusta a unos y otros no. Todos sabemos quiénes son, pero incluso los detractores de éstos estaban entusiasmados.  Un Rueda mandando en el centro de la defensa junto a un Valiente rapidísimo, un medio del campo con Rubio como mariscal de mando y Nafti su escudero luchador y unas bandas tal vez lo más flojo hoy del equipo pero aun así muy bien; y mientras las fuerzas les han acompañado, en ataque una pareja de lujo de Bueno y Guerra. Lástima que Jaime I de Castilla hoy ha fallado, pero lo que decimos en otras ocasiones, que un borrón no manche la trayectoria del mejor escribano.
Djukic acostumbra a decir “somos Valladolid” y hoy hemos sido todos “Mi Pucela” que se me ponían los pelos de punta cada vez que cantábamos el "vamos Mi Pucela, vamos campeón”. Lo fácil en un día como hoy es ser derrotista y pensar que se nos escapa el ascenso directo, pero es justo todo lo contrario. Un día como hoy te hace soñar aún más que el ascenso está cerca y que si seguimos en esta línea no tienen nada que hacer el Elche ni el Almería.
Decía días atrás que esta liga se nos va a hacer muy larga, y es que es muy larga. Todos juntos podemos porque “somos Valladolid”, porque en días como hoy siento que este es “Mi Pucela”. Porque si nos caemos mil veces, mil veces nos levantaremos ¡Vamos Mi Pucela, vamos campeón!

martes, 21 de febrero de 2012

Zorrilla: 30 años no son nada

¡Cómo pasa el tiempo! 30 añazos ya y aún le siguen llamando en muchos sitios Nuevo Estadio José Zorrilla. Esto a mi me suena igual que cuando ya eres talludito y te siguen llamando Juanito, Carlitos o Toñín. Pero bueno, el hecho es que tenemos nuestro estadio y cómo nos gusta cuando está hasta la bandera (que por cierto es poquitas veces) y nos ponemos a gritar ¡Que bote Zorrilla, que bote Zorrilla!


Recuerdo bien el día de la inauguración porque era sábado por la noche y mi padre en vez de llevarnos a mi hermano y a mí, como solía hacer en el "viejo" Zorrilla, se llevó a mi madre (hoy lo pienso y era normal, pero ¡qué mal me sentó en su día!). También recuerdo otro partido al que no fui, o más bien no me llevaron, y que fue la final de la Copa de la Liga contra el Atlético de Madrid. Y ahora que pienso, tampoco me llevó cuando ganamos la final de la Eurocopa sub-21 contra Italia con unos casi imberbes Andrinúa, Juan Carlos o Eusebio.

Pero no solo son los partidos a los que no he ido sino sobretodo a los que sí he ido. Muchos recuerdos, muchos partidos, muchas emociones son las que están en las gradas del Coliseo de la Avenida Mundial 82. En estos años he cambiado varias veces de ubicación buscando un precio más barato hasta que finalmente me he asentado en la Preferente B. Es cierto que tiene sus inconvenientes como que te da el sol de cara, o si llueve te mojas, o tienes encima a las aficiones rivales, pero qué bien se ve y se disfruta con los compañeros de alrededor, que después de varios años seguimos siendo los mismos fieles.
Y es que encima de estas incómodas butacas nos sentamos personas, aficionados, seguidores que vibramos con nuestro equipo y que hemos gozado con los goles del Polilla Da Silva, Fonseca, Peternaç, los pases de Víctor, los regates de Onésimo, el saber estar en el campo de Eusebio, Harold Lozano, Minguela, los cortes en el juego rival de los hermanos Hierro, García Calvo, Iñaki Bea, las cabalgadas por la banda de Gaby Moya, Mami Quevedo, Benjamín, las excentricidades de los colombianos Higuita, Valderrama, o cracks en el banquillo como Cantatore, Moré, Maturana, Mendilíbar…

Muros y césped que tienen que vivir muchas alegrías como las que vivimos con la clasificación para la Copa de la Uefa de la época de Cantatore, llegar a una final de la Copa del Rey y jugar la Recopa de Europa, los ascensos que se viven de una forma apasionada, los partidos contra el Barça o el Madrid, los encuentros de competiciones europeas, que nos eliminaron de la Recopa sin perder ni un solo partido… y por supuesto que este trigésimo aniversario va a terminar con otra alegría desbordada cuando subamos de nuevo a la categoría que nos merecemos.

30 años no son nada y tenemos que disfrutar del mejor fútbol que es el que siempre nos ofrece el Real Valladolid. Y si hemos visto partidos de Liga, Copa del Rey, Uefa, Recopas, Mundiales, solo nos queda la Champions League. Quién nos impide soñar, algún día la veremos en Zorrilla, que con 30 años a cuestas tiene un nombre en el fútbol y en nuestros corazones. ¡Larga vida al Estadio José Zorrilla!



Penalti, tostón y tres puntos

Partidos como el de hoy son los que son más difíciles de comentar. Son partidos que dan para muy poco, de hecho podría escribir algo así como mira qué bien, hemos metido un gol en el minuto diez, me he aburrido el resto del partido, pero hemos ganado. Ale, contento para casa. Pero creo que no se trata de esto aunque no hay mucho más.
El partido comenzó de la mejor manera que podía empezar que era con un penalti de los que se dicen "riguroso" cuando parece que no son, aunque a mi la impresión que me dio es que era sobre la línea, y si no me equivoco, la línea es área, por lo tanto penalti. Bien tirado por Víctor Pérez, rasito y al palo. Gol y la cosa pinta bien. Incluso esta frase me atreví a escribirla en mi cuenta de Twitter.

Ahí ya se acabó el partido. No hemos dado para más. Sí, sí, mucho control del balón, mucho pasecito en corto pero ideas, peligro y emoción nada de nada. Hemos intentado levantar un par de veces o tres al equipo, pero es que con ese juego se hace difícil animar. Al final los que se llevan los aplausos son siempre los mismos, los que luchan y le ponen ganas como nuestro amigo Balenciaga, o Sisi aunque no ha estado muy fino hoy, o el que sí ha estado fenomenal Rueda, que parecía que llevara jugando de central toda la vida.

Pero estos partidos son los partidos trampa. Son partidos que te ves fácil, cómodo y luego ¡zas! Te la clavan como se dice vulgarmente. Es de esos partidos típicos que te lanzan una falta desde el centro del campo (oía hoy un comentario que decía que una falta en contra del Valladolid nunca es suficientemente lejos) y te la preparan. Lo hemos resuelto bien, bueno, Jaime lo ha resuelto bien, porque si no es por esa mano a la falta de Jandro (cuántos años tiene este jugador ¿1000?) ya estábamos llorando otra vez. Pero lo que decimos, que lo hicimos bien y nos llevamos los tres puntos que es lo que importar.

¡Ganar, ganar, ganar! Es como ese anuncio de la tele que les pregunta el jefe a los vendedores ¿Qué vas a hacer hoy? Vender, vender, vender… pues eso, nosotros por lo civil o lo criminal tenemos que ganar aunque sea en partidos tostón como el de hoy contra el Gerona.

Mención a parte me merece Javi Guerra, y es que no sé qué pensar. ¿Héroe o villano? O es el que fue en su día héroe ahora es villano. Cierto es que no está en su mejor momento, pero por eso creo que le debemos apoyar más todos porque le necesitamos. Salvando las distancias a veces me recuerda un poco a Goyo Fonseca, que era buenísimo pero un algo indolente. Una ración de banquillo de vez en cuando le ponía totalmente a tono. Seguro que el próximo partido de Murcia le hace pensar un poco y volver al ser el del año pasado. Miedo me da jugar sin Guerra y sin Óscar, pero es lo que tenemos. Quizá sea el partido de Aquino que seguro que sale enrabietado y con ganas.

Lo que es cierto es que tenemos que estar más unidos que nunca, y los ocho mil que vamos al campo animar todo lo que podamos. De momento hemos sacado los dos partidos que no podíamos fallar contra Nástic y Gerona. Hemos fallado en Córdoba, pero de los próximos tres partidos hay que sacar al menos siete puntos. Es nuestro año. Se nos va a hacer muy largo, más bien se nos está haciendo largo ya y partidos como el de hoy va a haber alguno que otro más. Ojalá sean como el de hoy y caigan los tres puntos.

Y si tiene que ser uno-cero, tostón y tres puntos el resto de partidos hasta el final de temporada ¿dónde hay que firmar?

domingo, 5 de febrero de 2012

Oscar a las tres

Oscar a las 3
Se preveía mucho frío en Zorrilla para el partido de hoy.  Durante toda la semana hemos estado viendo en el Telediario las heladas, nevadas y fríos de toda Europa. En todos los listados que nos enseñaban de bajas temperaturas de España aparecían siempre al menos dos ciudades de Castilla y León, e incluso a veces la mencionada era Valladolid. Luego resulta que no ha sido para tanto. Mejor. De hecho de este tema hemos estado hablando los de siempre. Incluso en el descanso la abuela de Lucía (lo siento, pero llega un momento en tu vida que pierdes tu nombre y pasas a ser la madre de, el abuelo de, el tío de, etc.) me decía que hoy venía desde Medina del Campo de ver a sus nietos y que marcaba el coche 8 ºC bajo cero. Se ha abrigado tanto que tenía hasta calor.
El partido en sí ha seguido el guion que estaba previsto en principio. El segundo contra el colista tenía que tener el color blanquivioleta de nuestro Pucela y lo ha tenido aunque en un principio nos han metido el miedo en  el cuerpo con la llegada de Powell (creo que es el único nombre que me sé de los jugadores del Nástic). Luego el pobre se lesionó y nos quedamos sin rival. De todos modos había que jugar el partido y ganar. Mucho más esta semana que habían ganado todos los demás. Sólo había un camino que era ganar.
El que lo tenía muy claro era Óscar. Tenía muy claro lo que había que hacer y mejor aún, cómo había que hacerlo. Y como si en una película de aviones tipo “Top Gun” se tratara estaba Óscar a todas las horas (en todos los sitios): Óscar a la una; Óscar a las dos; Óscar a las tres; y bang, bang, bang, tres goles como tres soles y además repartiendo juego, dando asistencias. Un lujo para el equipo y para la categoría. Vamos, aunque solo sea por verle jugar de nuevo en Primera tenemos que subir.
La afición poco a poco nos vamos animando más. Está claro que si somos pocos mucho ruido no podemos hacer, pero como siempre digo, con los que vamos si estamos todos a muerte con el equipo suficiente. El que no vaya a apoyar nos sobra. Y es que ha habido varios momentos que espontáneamente nos han salido unos cánticos y ovaciones que hacía tiempo. Por supuesto la ovación de gala se la ha llevado el artista al ser sustituido y luego también Nafti que siempre lo da todo y tiene nuestro corazón ganado, y Jofre que está consiguiendo que no echemos de menos a Sisi.
Lo que si nos ha salido del alma ha sido un aplauso y ánimos generalizados en la Preferente B a Balenciaga y es que no sé si tenemos predilección por los laterales derechos que el año pasado nos tenía encandilados Barragán o qué, pero es que el bueno del vasco nos está cautivando con su lucha, ganas y colocación. Incluso se atreve ya a correr la banda y centrar con la derecha, y diciéndolo todo, además bien.
Nos vamos contentos a casa, seguimos en ascenso directo y va a ser una temporada muy larga. Ahora vienen dos meses difíciles contra rivales directos y tenemos que seguir así. El equipo nos tiene tan enganchados que me decía Jorge que se sienta en el asiento de al lado que no puede venir el día del Girona y que vamos, que le está haciendo sufrir. Menos mal que vuelve a ser sábado a las cuatro y lo puede ver por la tele.
En el campo o en la tele lo importante es que ganemos la semana que viene en Córdoba, y otra semanita más sin perder. Como un avión pilotado por Óscar vamos rumbo a primera. ¡Aúpa Pucela, vamos campeón!

jueves, 22 de diciembre de 2011

Héroes y Villanos

Dicen que la del Valladolid somos una afición difícil, fría, que no anima, que vamos pocos al campo y que no se crea calor en la grada. Quizá en parte sea verdad, pero en otra mucha parte no; más bien yo creo que somos una afición fácil, es muy simple lo que pedimos y lo que queremos. Lo único que pedimos es gente implicada, que luche, que dé todo en el campo, y si luego resulta que salen bien las cosas, mucho mejor.

Voy a todo esto porque como aficionados que somos, tenemos sentimientos y por eso vamos al fútbol, y por eso unos jugadores nos gustan y otros no, y por eso cambiamos tantas veces de opinión y por eso somos capaces de estar despotricando en contra de un jugador casi un partido entero, y si es el que mete el gol de la victoria en el minuto 89 gritar a los cuatro vientos "¡ya te lo decía yo, Fulano es el mejor, qué bueno es!"

Somos capaces de pasar de idolatrar a un delantero que un año mete veintinueve goles a pedir su cambio y decir que una ración de el banquillo no le vendría mal, cuando a mitad de la primera parte hace un reverso imposible inventándose una jugada de gol y volver a decir que es el mejor, y durante el mismo partido ver de nuevo su "pasotismo" y volver a cargar contra él. Sí, así somos los aficionados, y lo mejor aún, es que no queremos dejar de ser así.

Los jugadores lo saben y son los únicos que pueden cambiar su estatus de héroe o villano sólo con un poquito de interés. No hay más que ver qué jugadores son siempre los más aplaudidos. Sin ir más lejos en el partido contra en Mini Barça, aparte del entrenador rival, se llevaron las mejores ovaciones Marc Valiente, que estuvo perfecto al corte y en especial en una jugada en el área que si llega medio segundo más tarde se lleva por delante al delantero contrario; otro que se llevo nuestros aplausos fue Balenciaga, al que reconocemos todo su esfuerzo y se le empieza a llamar "la roca" porque es un "tío duro".

El que sabe mucho de cómo dar la vuelta a una situación dura es Óscar, que pasó de ser el esperado, a ser el que ni está ni se le espera, y a día de hoy a no entender una alineación sin su concurso. Su partido de ayer fue vivo ejemplo del fútbol que lleva consigo. La cantidad de balones que abrió a la banda (Jofre que estuvo realmente bien al menos le debería pagar una cena por los pases al pie y al hueco que le puso, lo mismo que Sisi), siempre se ofreció al compañero y aunque falló una ocasión clara de gol lo enmendó enseguida "¡Para qué le daría yo la camiseta el día que me retiré!", habrá pensado Eusebio.

Y otro que está en esa transición de villano a héroe es Víctor Pérez, que aún nos tiene que dar más, pero que si al principio le criticaba toda la grada cada día son más los que le ven como un jugador que llevara aquí toda la vida. Junto a Nafti contra los Rafinha y compañía se tuvo que multiplicar, pero nunca perdió su sitio y en la segunda parte (la primera de todo el equipo fue un tanto errática) estuvo mandando y diciendo "aquí estoy yo".

Tres puntos más antes de navidades y estamos en la lucha, que es la palabra clave "luchar, luchar, luchar..." y sumar para que cuando falten diez partidos (como decía Mendilíbar) estemos con posibilidades. Ahí tendremos ya el equipo formado al completo y si somos casi imbatibles por esas fechas quitaremos el 'casi'.

Felices Navidades a todos nuestros héroes, al equipo y a nosotros los aficionados, que nos lo merecemos. El año que viene estaremos ahí con nuestro aliento siguiendo de nuevo al equipo. ¡Feliz Navidad a todos!



Todo menos el gol


Era un partido distinto a los demás, incluso el horario lo hacía distinto. Ya no nos acordamos de cuándo jugamos el último domingo por la tarde. Es cierto, es casi tarde-noche pero domingo al fin y al cabo. A eso le añadimos que es un rival de postín, como les gusta decir en la radio es un partido de primera. Este año el Dépor es como el Betis del año pasado, el rival a batir.

Salió nuestro equipo con ganas pero como expectante, igual que estábamos en la grada. Expectantes de ver qué podían hacer los Valerón, Guardado, Aranzubía y compañía contra nuestro Pucela ¿Quién va a llevarse el gato al agua? Nosotros estamos fuertes en casa. De momento sólo han volado tres puntos de aquí y cada día se nos ve más acoplados y cada vez la comunión entre los socios y el equipo es mayor. Cada vez se oye menos runrún en la grada cada vez que la tiene algún jugador en el que todos estamos pensando. Ahora somos todos uno y buscamos el mismo objetivo.

Casi dos mil aficionados del Dépor que se hacen notar con sus cánticos de ánimo pero nosotros no nos quedamos a la zaga y respondemos. Parece que todo va bien y los gritos de las aficiones van todas encaminadas a animar y no a meterse con el contrario, bueno, hasta casi del final de la primera parte cuando los de La Coruña (o A Coruña como se dice ahora) corean un ¡ea, ea, ea, Pucela me la pxxx! Y claro, los nuestros que no se amedrentan responden con un ¡Pxxx, Pxxx la Coruña! Salvando este pequeño momento, dos aficiones con ganas de que su equipo gane y viendo un partido de fútbol en el que sólo jugó un equipo.

Lo pusimos todo, las ganas, el juego, la rapidez, las ocasiones y sólo nos faltó el gol ¿nos faltó? Más bien nos lo faltaron, ¡vaya juez de línea! Que se compre unas gafas porque el centro de Nauzet fue perfecto y el remate de Javi Guerra, pffff, qué remate. Si es que lo tuvimos todo para ganar, pero no quiso entrar el balón y unas veces por Aranzubía ¡qué paradón al remate de Nafti!, otra el larguero cuando Sisi estaba solo y el gol anulado además de otras ocasiones… en fin. Ya les buscaremos en Riazor en la segunda vuelta y si seguimos así ganaremos.

Al final no hizo tanto frío como nos esperábamos pero el resultado sí resultó ser un poco un jarro de agua fría sobre todo porque merecimos más. Fuimos mejores, tuvimos más oportunidades y sólo nos faltó el gol. Nos hemos demostrado que podemos con cualquiera y la semana que viene a ganar al Hércules. La Segunda está muy apretada y nosotros tenemos que seguir adelante. Vamos a ganar en Alicante que ya nos va tocando ganar fuera. Ayer un partido de primera y el año que viene todos los partidos de primera. Vamos Pucela que este año vamos a subir